24 de julio (2017). ¡A comer!

Hace unas semanas hice un pequeño repaso de las cosas raras de mi oficina, las manías y peculiaridades que existen en un lugar de trabajo donde se mezclan todo tipo de personas. Pero lo que me ha llamado la atención estos últimos días ha sido el comportamiento de mis compañeros de trabajo a la hora de comer. Hay absolutamente de todo.

Estas semanas en las que he vivido a diario en Madrid acababa de trabajar, me subía en el metro y me iba pitando a casa, pero llegaba a las 4 de la tarde y mi cuerpo se debatía entre comer y dormir. Entonces podían pasar dos cosas: comía medio dormida o directamente no comía porque me quedaba completamente sopa.

Me levantaba a media tarde y se juntaban la comida la merienda y la cena. Lo de la dieta variada y equilibrada no se puede concentrar en una sola comida/merienda/cena. Así que estaba comiendo de mal en peor, y eso por supuesto se refleja en todo.

Anchor Point hungry eat health bounce GIF

Así que decidí quedarme a comer en la oficina y ya de paso socializar. Y bueno, en cierta manera me recuerda al comedor del cole pero en versión civilizada (o eso parece) y en miniatura (hay dos mesas). Cada uno va a su rollo. Veamos varios tipos:

  1. Los que comen a horas raras para no tener que hablar con nadie y estar tranquilos, pero ojo, si coincides con ellos resultan ser los que más hablan.
  2. Los que están a todas horas. Son todo lo contrario a los anteriores, no sabes cómo pero cada vez que vas, sea la hora que sea ahí están ellos.
  3. Los “historietas”. Tienen la costumbre de amenizar todas las comidas, se lo toman tan en serio como trabajar y tienen un repertorio envidiable de anécdotas. Algunos podrían ser monologuistas. Es casi como ver la tele.
  4. Los “mecánicos”. Siempre hay alguien arreglando la cafetera, o teniendo problemas con ella. Y es una especie de tema de conversación recurrente que aún no he pillado bien.
  5. También esta ese grupo de gente que acumula cosas. Ya no son solo trozos de pan o tapones, he descubierto otro cajón lleno de cubiertos de plástico que guardan con la esperanza de ser usados, pero nadie lo hace.

Creo que hay gente a la que le hace gracia que coma en la oficina y pida la comida con todos. Pero me han salido por lo menos cinco madres que me dicen: “acábate esto o lo otro”, o “ese pan congélalo para tostadas”, o “¿Postre no tomas?”.

 food excited hungry sushi winnie the pooh GIF

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s